hello world!

¿Es bueno el uso del chupete para bebés?

¿Es bueno el uso del chupete para bebés?

El uso del chupete en bebés, a pesar de ser muy común, es un tema bastante controversial, ya que hay muchas opiniones a favor y en contra de su uso. En este artículo queremos darte el punto de vista del dentista para que puedas tener una opinión más formada sobre este objeto.

Chupetes: ¿son buenos para tu bebé?

A la hora de saber cómo elegir un chupete, hay que tener en cuenta varios factores, ya que el uso del chupete puede ser beneficioso y a la vez traer riesgos para el bebé. Todo dependerá de cómo se utilice y de las necesidades individuales de cada bebé.

Las ventajas y desventajas

Como todo, el uso del chupete tiene sus ventajas y desventajas. Para muchos bebés, representa una manera de sentir placer y satisfacción entre las comidas. A continuación vamos a ver las principales ventajas del chupete:

  • Consuelo y calma: Los chupetes proporcionan una fuente de succión no nutritiva reconfortante para los bebés, lo que puede ayudarles a calmarse y consolarse en momentos de incomodidad o estrés. 
  • Reducción del riesgo de SMSL: Algunos estudios sugieren que el uso del chupete durante el sueño puede ayudar a reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), aunque se necesita más investigación para comprender completamente esta conexión.
  • Facilita la transición: El chupete puede ser útil para ayudar a los bebés a hacer la transición de la succión del pecho o del biberón a otros métodos de consuelo.
  • Control del dolor: Algunos estudios sugieren que el uso del chupete durante procedimientos médicos dolorosos, como la vacunación, puede ayudar a reducir el dolor percibido por el bebé. Asimismo, ayuda a reducir el dolor y molestias de la aparición de dientes.
  • Ayuda a dormir: Si el bebé tiene dificultad para dormirse, el chupete puede ayudarle a coger el sueño.

Sin embargo, los chupetes también llevan asociadas una serie de desventajas:

  • Interferencia con la lactancia: El uso excesivo o inadecuado del chupete puede interferir con la lactancia materna establecida o con el desarrollo de la técnica de succión/ alimentación adecuada, especialmente si se introduce demasiado pronto.
  • Problemas dentales y del desarrollo cráneo facial: El uso del chupete puede causar problemas dentales, como maloclusiones o malformaciones en la mandíbula, respiración oral o succión incorrecta especialmente si se utiliza más allá de los dos primeros años de vida.
  • Infecciones y seguridad: Los chupetes pueden convertirse en un medio para la transmisión de bacterias si no se limpian adecuadamente. Además, existe el riesgo de asfixia si el chupete se rompe o si el bebé se atraganta con él.
  • Dependencia: Muchos bebés se terminan volviendo dependientes del chupete para calmarse debido a su uso abusivo, lo que puede dificultar su capacidad para desarrollar estrategias de autorregulación. Eso hará que sea mucho más difícil desprenderse de él a medida que va pasando el tiempo.

Qué hacer y qué no hacer en relación con los chupetes

Respecto a qué a hacer y qué no hacer con los chupetes y su uso, lo ideal sería no dárselo al bebé y encontrar otras maneras menos dañinas de ayudar a calmarlo, dormir, controlar el dolor, etc. Sin embargo, si eso no es una opción, es importante seguir ciertas pautas para garantizar su uso seguro y efectivo.

Es importante introducir el chupete en el momento adecuado, generalmente después de que la lactancia materna esté bien establecida, alrededor de las 3 a 4 semanas de edad. Seleccionar un chupete apropiado es esencial, eligiendo uno que se adapte al tamaño y la forma de la boca del bebé, así como también que cumpla con los estándares de seguridad establecidos. Elegir alguno de los chupetes de recién nacido recomendados para empezar.  Limpiar regularmente el chupete con agua y jabón suave antes de cada uso, y esterilizarlo periódicamente, ayudará a prevenir la acumulación de bacterias y mantenerlo libre de gérmenes. Usar el chupete como una herramienta de consuelo puede ser beneficioso para calmar al bebé en momentos de incomodidad o estrés, sin embargo, no recomendamos forzar su uso, es decir, si el bebé no lo quiere usar, no forzarlo. 

Respecto al qué no hacer, es importante evitar el uso del chupete como un sustituto de la alimentación, ya que puede interferir con el desarrollo adecuado del hábito de alimentación del bebé. No sujetar el chupete a la ropa del bebé con correas o cadenas largas, ya que representan un riesgo de estrangulamiento o asfixia. No sumergir el chupete en sustancias dulces como miel o jarabe, ya que esto puede aumentar el riesgo de caries dental y de problemas digestivos y metabólicos. Evitar forzar al bebé a usar el chupete si muestra resistencia o no lo acepta, ya que cada bebé tiene sus propias preferencias y necesidades.

¿Cómo son los chupetes recomendados por odontólogos?

Aunque lo recomendable y más deseable sería no utilizar chupete, si esto no puede ser posible los chupetes recomendados por odontólogos tienen forma ortodóntica, imitando el pezón materno, para promover un desarrollo oral adecuado y prevenir malformaciones dentales. Deben ser de tamaño adecuado y hechos de materiales seguros como silicona polimérica de grado médico. La ventilación adecuada ayuda a reducir la acumulación de saliva y prevenir irritaciones. Además, deben ser fáciles de limpiar para mantener una buena higiene oral. En caso de tener dudas, es esencial consultar con un odontopediatra para que pueda dar las indicaciones correctas para cada bebé.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes