hello world!

¿Sangrado de encías? Dile NO a los remedios caseros y apuesta por la salud bucal

¿Sangrado de encías? Dile NO a los remedios caseros y apuesta por la salud bucal

El sangrado de encías es un mal bastante común, pero no por ello hay que ignorarlo. En caso de que te sangren las encías, aplicar remedios caseros para el sangrado de encías no es la solución. De hecho, puede empeorar la situación.

Remedios caseros para el sangrado de encías a NO seguir

Normalmente, cuando hay sangrado de encías es porque hay inflamación lo que indica que hay un problema dental mayor que solucionar. Por eso es importante no utilizar remedios caseros si no sabemos la causa del problema. Además, es vital acudir al dentista y consultar qué tratamiento es el más indicado para cada situación, pero en ningún momento hay que utilizar remedios caseros. Algunos de los remedios caseros más populares pueden ser:

  • Enjuagues de agua tibia y sal: Aunque se dice que la sal tiene propiedades antisépticas, realizar un enjuague de agua tibia con sal puede irritar las encías inflamadas. Además no está abordando la causa subyacente del sangrado.
  • Enjuagues bucales con vinagre o limón: Estas soluciones ácidas pueden dañar el esmalte dental y aumentar la sensibilidad dental, además de irritar más las encías.
  • Usar bicarbonato de sodio: A menudo se suele decir que el bicarbonato blanquea los dientes, sin embargo, su abrasividad puede dañar el esmalte dental y las encías si no se usa correctamente.
  • Usar alcohol para enjuagarse la boca: El alcohol puede irritar las encías y empeorar el sangrado, además de tener un impacto negativo en la salud bucal en general.
  • Aplicar aloe vera: El aloe vera es cierto que tiene propiedades calmantes y cicatrizantes, sin embargo, aplicarlo directamente en las encías no es un tratamiento efectivo, ya que no se está tratando la causa subyacente del sangrado.

Cómo evitar el sangrado de encías (y qué hacer)

Para evitar el sangrado de encías, es fundamental saber primero por qué sangran las encías, puesto que en cada caso puede tener un motivo diferente, es esencial consultar a un dentista para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento apropiado. Además, para evitar y prevenir el sangrado de encías es necesario mantener una buena higiene oral.

Cuidar la higiene dental

Cuidar la higiene dental implica tener una buena rutina de higiene oral que incluya el cepillado correcto, el uso de hilo dental diario y el uso de un enjuague bucal adecuado. Es importante cepillarse los dientes, al menos, dos veces al día. Aunque, idealmente, se deberían cepillar los dientes después de cada comida. Es importante utilizar un cepillo de cerdas suaves, cepillando los dientes suavemente y con la técnica correcta para evitar dañar las encías.

El hilo dental debería utilizarse, al menos, una vez al día para limpiar entre los dientes y debajo de la línea de las encías, eliminando la placa y los restos de comida que el cepillo no puede alcanzar. Asimismo, es recomendable utilizar un enjuague bucal con flúor después del cepillado para ayudar a prevenir la acumulación de placa, fortalecer el esmalte dental y mantener las encías saludables.

Realizar limpiezas profesionales periódicas

Las limpiezas dentales periódicas son esenciales para una buena salud bucal. Eliminan placa y sarro, previniendo enfermedades periodontales como gingivitis y periodontitis. Detectan problemas dentales tempranos y mejoran el aliento. Además, promueven una sonrisa saludable y estética al prevenir decoloraciones y otros problemas. 

Es recomendable realizarse, una limpieza dental profesional al año, aunque la periodicidad depende de la situación en la que se encuentre cada paciente. De esta manera te aseguras unas encías sanas y ayudarás a prevenir el sangrado de encías, contribuyendo así a una mejor salud general y bienestar.

Cambiar hábitos y estilo de vida

Para tener una buena salud dental, es esencial tener un estilo de vida saludable. Esto implica mantener una dieta equilibrada y saludable, rica en frutas, verduras, proteínas magras y lácteos y baja en alimentos ultraprocesados y azúcar, ya que pueden contribuir a la formación de placa y caries.

Además de la alimentación, es importante mantenerse activo y realizar ejercicio físico de manera regular, así como controlar el estrés, pues este puede afectar la salud bucal.

Además, para tener una buena salud oral y evitar el sangrado de encías, es esencial evitar el tabaco y el alcohol, ya que ambos hábitos pueden aumentar el riesgo de enfermedades de las encías y retrasar la curación de las mismas.

Remedios caseros para el sangrado de encías: Conclusiones

Los remedios caseros que hemos mencionado para el sangrado de encías pueden no abordar adecuadamente la causa subyacente e incluso, podrían empeorar la condición. Si te preguntas por qué me sangran las encías, es crucial que busques la correcta atención médica para un diagnóstico preciso y un tratamiento efectivo. Para solucionar el problema es esencial saber qué lo ha causado y poder tratarlo. Asimismo, mantener una buena higiene oral, incluido el cepillado regular, el uso de hilo dental y enjuagues bucales, es fundamental. También, las visitas regulares al dentista para revisión y limpiezas profesionales son imprescindibles para prevenir el sangrado de encías y promover una salud bucal óptima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes