hello world!

Mucositis: Inflamación de la boca y la garganta

Mucositis: Inflamación de la boca y la garganta

La mucositis es una afección que afecta a la mucosa bucal y a la garganta, causando molestias y complicaciones al comer, beber y hablar a quienes la padecen. Esta patología suele aparecer como consecuencia de distintos factores que vamos a ver en este artículo.

¿Cómo se detecta la mucositis?

La mucositis oral es la inflamación y ulceración de las membranas mucosas que recubren el tracto gastrointestinal, y puede ser causada por varios factores, como la radioterapia y la quimioterapia. La detección de la mucositis generalmente se basa en la evaluación clínica de los síntomas y la observación de las mucosas afectadas.

Los profesionales de la salud observan signos como dolor, inflamación, úlceras orales, dificultad para tragar y sequedad bucal durante exámenes clínicos regulares. Utilizan escalas específicas, como la Escala de Evaluación de la Mucositis Oral, para clasificar la gravedad de los síntomas. En algunos casos, se recurre a procedimientos como la endoscopía para examinar directamente el tracto gastrointestinal superior, o a biopsias para confirmar el diagnóstico. 

Es importante que las personas que estén recibiendo tratamientos que aumenten el riesgo de mucositis informen a su equipo médico sobre cualquier síntoma que experimenten para que puedan ser evaluados y gestionados adecuadamente. La prevención y el manejo temprano de la mucositis son fundamentales para minimizar el malestar y mejorar la calidad de vida de los pacientes, minimizando así las complicaciones asociadas con esta afección.

Tratamiento para la mucositis oral

No hay un tratamiento específico para la mucositis oral. El tratamiento que se ofrece se centra en aliviar los síntomas, promover la curación de las lesiones y prevenir complicaciones. El plan de tratamiento más común suele incluir:

  • Un cuidado bucal adecuado: Mantener una buena higiene bucal es esencial. Se  aconseja cepillar los dientes y encías con cepillos de cerdas suaves para evitar dañar las áreas afectadas. Utilizar el hilo dental es esencial para eliminar las bacterias.
  • La toma de analgésicos y antiinflamatorios: Se pueden recetar analgésicos y antiinflamatorios para controlar el dolor y reducir la inflamación. Enjuagues bucales con soluciones analgésicas o antiinflamatorias también pueden proporcionar alivio local.
  • Mantenerse hidratado: Mantener una buena hidratación es fundamental. Beber agua y electrolitos ayuda a prevenir la sequedad bucal y facilitar la deglución.
  • Mejorar o tratar la respiración oral: Cuanto más respiremos por la boca, más sequedad bucal tendremos y por tanto pueden empeorar los síntomas de mucositis
  • Evitar irritantes: Es recomendable evitar alimentos y sustancias irritantes, como alimentos picantes, ácidos, tabaco y alcohol, que pueden agravar las lesiones mucosas.
  • Alimentarse adecuadamente: Mantener una dieta suave y nutritiva puede ser crucial, ya que la mucositis puede dificultar la alimentación. En algunos casos, los suplementos nutricionales pueden ser necesarios.
  • Realizar terapias tópicas: En algunos casos, se pueden aplicar agentes tópicos, como geles o parches bucales específicos, que contienen ingredientes que ayudan en la cicatrización y alivio de los síntomas.
  • Factores de crecimiento: En algunos casos más graves, se pueden utilizar factores de crecimiento y terapias biológicas para estimular la regeneración de los tejidos afectados.
  • Ajustar el tratamiento: Si la mucositis es una consecuencia de la radioterapia o quimioterapia, el equipo médico puede considerar ajustes en la dosis o el régimen de tratamiento para minimizar los efectos secundarios.
  • Evitar el estrés: Intentar bajar los niveles de estrés es necesario, ya que el estrés baja las defensas y puede agravar la situación. Es recomendable realizar ejercicios de respiración y meditación a diario.

Es importante que las personas que experimentan mucositis oral se comuniquen de manera regular con su equipo médico para que puedan adaptar el tratamiento según sea necesario. El manejo multidisciplinario, que incluya la colaboración entre oncólogos, dentistas y enfermeros, es crucial para un enfoque integral y efectivo.

¿Qué quimioterapia produce mucositis?

La mucositis, como hemos visto, es un efecto secundario común de terapias como la quimioterapia y la radioterapia, incluyendo metotrexato, 5-Fluorouracilo, cisplatino, doxorrubicina, paclitaxel y etopósido. 

Estos medicamentos son utilizados para tratar distintos tipos de cáncer, como leucemia, linfoma, cáncer de mama, ovario, pulmón y otros. La mucositis puede manifestarse como inflamación y ulceración de las mucosas en la boca y el tracto gastrointestinal, causando dolor, dificultad para tragar y otros síntomas. La severidad de la mucositis puede variar según la dosis, la duración del tratamiento y la salud general del paciente.

¿Cuánto dura la mucositis después de una quimioterapia?

No existe una duración estimada de esta afección después de la quimioterapia, ya que variaría según el tratamiento, la dosis de los medicamentos y, sobre todo, la respuesta individual del paciente. En general, la mucositis oral tiende a alcanzar su punto máximo sobre la segunda semana  después del inicio de la quimioterapia y puede persistir durante varias semanas.

La recuperación completa puede llevar tiempo, sin embargo, la sintomatología suele mejorar de manera gradual una vez se ha finalizado el tratamiento de quimioterapia. Es importante que quien sufre la afección se comunique en todo momento con su equipo médico para gestionar y aliviar los síntomas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes