hello world!

Leucoplasia: Síntomas, causas y tratamiento

Leucoplasia: Síntomas, causas y tratamiento

La leucoplasia es una enfermedad en la cual se forman parches blancos o grises en la mucosa de la boca que pueden variar en tamaño y textura. En este artículo te contamos más en detalle qué es exactamente esta patología sus causas y síntomas y tratamiento y prevención de la leucoplasia.

¿Qué es la leucoplasia?

La leucoplasia oral es una condición caracterizada por la aparición de manchas blancas en la mucosa oral, especialmente en la lengua, mejillas y encías. Estas manchas no se desprenden con el raspado, pueden ser indoloras y no se pueden catalogar como ninguna otra lesión definida.

Esta lesión puede ser un signo precursor de cáncer oral, por lo que es muy recomendable que sean controladas. En caso de que sientas que te están apareciendo manchas es importante que acudas a revisarte al dentista cuanto antes.

Síntomas de la leucoplasia

Es importante tener en cuenta que a pesar de que la leucoplasia oral generalmente es benigna, en algunos casos puede ser precancerosa. Por lo tanto, es esencial que si notas alguno de los siguientes síntomas, acudas a un médico o a un dentista para una evaluación adecuada y, si es necesario, una biopsia para descartar malignidad. Los síntomas pueden incluir:

  • Manchas blancas o grisáceas: Aparecen normalmente en la lengua, las encías, el interior de las mejillas y, a veces, en el paladar o los labios. En el caso de los fumadores, se localizan principalmente en el suelo de la boca. En el caso de los no fumadores suelen aparecer en los bordes laterales de la lengua.
  • Textura áspera o gruesa: Las manchas pueden tener una textura gruesa o rugosa.
  • Parches irregulares: Los parches pueden ser irregulares en forma y tamaño.
  • Posible sensibilidad o dolor: En algunos casos, las manchas pueden causar sensibilidad, dolor o malestar, especialmente al consumir alimentos picantes o ácidos.
  • Falta de síntomas iniciales: Muchas veces, no hay síntomas iniciales ya que suelen ser indoloras, cosa que retrasa la detección de la afección.

Diagnóstico y causas de la leucoplasia

Las causas de esta patología no siempre son claras, sin embargo varios factores pueden contribuir a su desarrollo:

  • Consumo de tabaco: El consumo regular de tabaco en cualquiera de sus formas (cigarrillos, puros, masticado, cigarrillo electrónico, etc.) es el principal factor de riesgo para la leucoplasia.
  • Consumo de alcohol: El consumo en exceso de alcohol también está asociado con un mayor riesgo de desarrollar leucoplasia.
  • Irritaciones crónicas: La irritación crónica de la boca, como la que pueden causar dientes ásperos, prótesis dentales mal ajustadas o mordeduras constantes en la mejilla pueden contribuir al desarrollo de esta afección.
  • Infección viral: El virus del papiloma humano (VPH) también se ha asociado con la leucoplasia, aunque esta relación es menos común.
  • Condiciones sistémicas: Algunas condiciones médicas, como la enfermedad de Crohn o el síndrome de Sjögren, pueden estar asociadas con una mayor riesgo de desarrollar leucoplasia oral.

Para poder diagnosticar correctamente esta afección, generalmente hay varios pasos a seguir. El primero de todos será un examen físico en el cual el médico o dentista examinará visualmente las manchas blancas en la boca y hará preguntas sobre los antecedentes médicos y los hábitos del paciente para poder tener una historia clínica completa. Si las manchas no desaparecen después de eliminar posibles irritantes (como el tabaco) y de hacer algunos ajustes, se realizará una biopsia para descartar que sean de carácter maligno. Esto implica tomar una pequeña muestra de tejido de la mancha para examinar bajo un microscopio y determinar así si hay células precancerosas o cancerosas.

En algunos casos puede ser necesario realizar pruebas adicionales, como una citología exfoliativa (raspado de células para su examen) o una prueba con tinte azul de toluidina que puede ayudar a resaltar áreas anormales en la mucosa oral.

Tratamiento y prevención de la leucoplasia

El tratamiento de la leucoplasia puede variar dependiendo de la severidad de las lesiones y de los factores de riesgo asociados. Las opciones incluyen:

  • Eliminación de factores irritantes: Eliminar el tabaco y el alcohol es fundamental, ya que su consumo es una de las principales causas de esta patología. Asímismo también se recomienda la corrección de irritaciones bucales ajustando o reparando prótesis dentales mal ajustadas, limando dientes ásperos, etc.
  • Monitoreo regular: Se realizarán exámenes periódicos para controlar cualquier cambio que pueda haber.
  • Tratamiento médico: En algunos casos, se pueden utilizar medicamentos para tratar de prevenir la progresión de la leucoplasia.
  • Intervención quirúrgica: Si a pesar de todo lo anterior, las manchas persisten, se puede considerar la extirpación quirúrgica.
  • Terapia con láser: Este método se utiliza para eliminar las manchas. Este enfoque es menos invasivo que la cirugía tradicional y puede ser efectivo para lesiones menores.

Para prevenir la leucoplasia oral, es esencial evitar el alcohol y el tabaco, mantener una buena higiene bucodental, acudir a revisiones dentales de manera regular, llevar una dieta saludable rica en frutas y verduras y un estilo de vida saludable. En caso de utilizar prótesis dentales, asegurarse de que están bien ajustadas. Es importante también realizar autoexámenes bucales periódicos, en caso de encontrar cualquier anormalidad es crucial avisar al dentista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes