hello world!

Estudios avalan la conexión entre gingivitis y alzheimer

Estudios avalan la conexión entre gingivitis y alzheimer

Se han publicado nuevos estudios que demuestran que existe una conexión entre la enfermedad de las encías y el deterioro de la función cerebral debido al Alzheimer. En este artículo queremos contarte los puntos clave de estos estudios sobre la conexión entre gingivitis y Alzheimer.

Relación entre gingivitis y Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por la pérdida progresiva de la memoria y otras funciones cognitivas, mientras que laperiodontitis, también conocida como la enfermedad de las encías, es una enfermedad inflamatoria de las encías causada en gran parte por la acumulación de placa bacteriana.

La inflamación crónica causada por enfermedades como la gingivitis no solamente impacta en la boca, sino que puede producir neuroinflamación y contribuir al desarrollo de Alzheimer.

Además, lasbacterias responsables de la gingivitis, como Porphyromonas gingivalis, pueden viajar desde la boca al cerebro. Estas bacterias producen toxinas (gingipains) que pueden dañar las células neuronales y promover la formación de placas amiloides, una de las características distintivas del Alzheimer. La presencia de P. gingivalis y sus toxinas en el cerebro ha sido confirmada en estudios clínicos, proporcionando evidencia directa del papel potencial de estas bacterias en el desarrollo del Alzheimer.

El papel de la enzima gingipains

La enzima gingipains está producida por la bacteria Porphyromonas gingivalis y tiene un papel crucial en la conexión entre gingivitis y Alzheimer. Estas proteasas (enzimas cuya función es degradar las proteínas) contribuyen significativamente a la patogénesis de ambas condiciones a través de varios mecanismos.

Enzima gingipains y los ovillos neurofibrilares

La enzima gingipains es una enzima proteolítica producida por Porphyromonas gingivalis, que como ya sabemos está implicada en la periodontitis crónica. Esta enzima ha sido objeto de estudio debido a su relación con el Alzheimer. Las enzimas gingipains, especialmente Rgp y Kgp, pueden invadir el cerebro y afectar negativamente las funciones neuronales.

Una de las principales características del Alzheimer es la formación de ovillos neurofibrilares, que están compuestos principalmente por la proteína tau hiperfosforilada. Normalmente, la proteína tau estabiliza los microtúbulos en las neuronas, pero cuando se fosforila en exceso, se desagrega y forma ovillos neurofibrilares, lo que interfiere con el transporte intracelular y contribuye a la degeneración neuronal.

Recientemente, se ha visto que los gingipains pueden contribuir a la patogénesis del Alzheimer al degradar proteínas esenciales y alterar la homeostasis celular. Además, se ha encontrado que estas enzimas pueden inducir la hiperfosforilación de tau, promoviendo así la formación de ovillos neurofibrilares. El fuerte vínculo entre las infecciones bacterianas crónicas y el desarrollo de patologías neurodegenerativas destaca la importancia de la salud oral en la prevención de enfermedades sistémicas, incluyendo el Alzheimer.

Gingipains y las placas de beta amiloide

Las placas de beta amiloide están compuestas por agregados de fragmentos de proteína beta amiloide, que se depositan entre las neuronas, interrumpiendo la comunicación celular y desencadenando una respuesta inflamatoria que conduce a la neurodegeneración. Las enzimas gingipains pueden influir en la producción y acumulación de beta amiloide.

Además de dañar la tau, proteína necesaria para la función neuronal normal y cuya destrucción también está implicada en la enfermedad de Alzheimer, las gingipains pueden degradar otras proteínas celulares clave y alterar las funciones neuronales, lo que podría favorecer un entorno propicio para la agregación de beta amiloide. Asimismo, se ha encontrado que la infección por P. gingivalis puede aumentar los niveles de beta amiloide en el cerebro, posiblemente como un mecanismo de defensa del huésped que, irónicamente, contribuye a la patología del Alzheimer.

La periodontitis crónica y la infección por Porphyromonas gingivalis, un patógeno decisivo en el desarrollo de periodontitis crónica, se han identificado como factores de riesgo significativo para el desarrollo de placas de beta-amiloide, demencia y enfermedad de Alzheimer. Por este motivo recalcamos la importancia de mantener una buena salud bucodental y de adquirir una rutina de higiene oral adecuada desde la infancia, para prevenir patologías futuras.

Para tener una buena salud bucal es importante cepillarse los dientes después de cada comida con una técnica correcta. En caso de que no se pueda realizar el cepillado después de cada comida o de tomar bebidas que no sean agua, hay que intentar, al menos, cepillarse dos veces al día (mañana y noche) durante dos minutos. Además, el uso del hilo dental y del colutorio a diario es vital para prevenir la acumulación de bacterias y sarro en la boca. Para gozar de una buena salud bucal es imprescindible acudir a revisiones con el dentista de manera regular y realizarse una limpieza oral profesional al menos una vez al año para eliminar en profundidad bacterias y sarro acumulado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes