hello world!

Brackets autoligables: ¿Qué son y en qué se diferencian de los tradicionales?

Brackets autoligables: ¿Qué son y en qué se diferencian de los tradicionales?

Es importante saber que cuando pensamos en solucionar sus problemas de mordida y alinear los dientes utilizando ortodoncia fija, hay que tener en cuenta que existen distintas alternativas a los tradicionales brackets, como son los brackets autoligables. En este artículo te contamos todo sobre esta opción, ¡sigue leyendo!

¿Qué son los brackets autoligables?

Los brackets autoligables son un tipo de brackets utilizados en ortodoncia para corregir la posición de los dientes. A diferencia de los brackets tradicionales que utilizan ligaduras (bandas de goma o alambre metálico) para sujetar el arco dental, los brackets autoligables tienen un mecanismo incorporado que sujeta el arco directamente al bracket sin necesidad de ligaduras externas.

Hay dos tipos principales de brackets autoligables: los brackets autoligables metálicos y los brackets autoligables cerámicos. Los primeros están hechos de metal, generalmente acero inoxidable, mientras que los segundos están hechos de cerámica para que coincidan con el color de los dientes y sean menos visibles.

Diferencias entre los brackets autoligables y los brackets tradicionales 

Los brackets autoligado presentan diferencias significativas respecto a los brackets tradicionales, ofrecen algunas ventajas potenciales en términos de comodidad, velocidad de tratamiento y facilidad de limpieza en comparación con los brackets tradicionales. Sin embargo, su uso puede variar según las necesidades y preferencias del paciente, así como la recomendación del ortodoncista.

A continuación, vamos a ver las principales diferencias:

  • Mecanismo de sujeción del arco: Los brackets tradicionales utilizan ligaduras (bandas de goma o alambre metálico) para sujetar el arco dental en su lugar. Sin embargo, los brackets de autoligado tienen un mecanismo incorporado en el bracket (como una tapa) que sujeta el arco directamente al bracket, sin necesidad de ligaduras externas.
  • Fricción y movimiento dental: En los brackets tradicionales existe fricción. Los brackets autoligados, por el contrario, reducen la fricción, lo que puede permitir un movimiento dental más rápido y sobre todo menos doloroso y molesto.
  • Higiene oral: En los aparatos tradicionales, las ligaduras externas pueden acumular placa y dificultar la limpieza adecuada de los dientes y los brackets. Sin embargo, en los autoligables, al no tener ligaduras externas, se facilita una mejor higiene oral ya que son más fáciles de limpiar, aunque esto sucede siempre que haya una correcta higiene oral.
  • Material: Generalmente, los brackets tradicionales están hechos de metal (acero inoxidable) aunque también hay opciones de brackets cerámicos o de zafiro. Los brackets de autoligado pueden estar hechos de metal (autoligables metálicos) o cerámica (autoligables cerámicos), como ya hemos visto.
  • Precio: El precio de los brackets tradicionales suele ser más económico. Esto es debido a que los brackets de autoligado tienen un diseño más avanzado y nuevas tecnologías incorporadas en ellos. Además, los materiales utilizados en los brackets autoligables, como la cerámica en el caso de los autoligables cerámicos, pueden ser más costosos que el acero inoxidable utilizado en los brackets tradicionales.

¿Para quién están recomendados los brackets autoligables?

Los brackets autoligables son recomendados para una gran variedad de pacientes. Aquellos que buscan un tratamiento ortodóntico más cómodo pueden beneficiarse de la reducción de la fricción que ofrecen estos brackets, lo que los hace ideales para personas sensibles. Además, pacientes que desean un tratamiento más rápido pueden encontrar que los brackets autoligables permiten un movimiento dental más eficiente, acortando un poco la duración total del tratamiento. Además, para aquellos con sensibilidad a las ligaduras o problemas de higiene oral, la ausencia de ligaduras externas en los brackets autoligables puede ser beneficiosa. En resumen, estos brackets son una opción muy versátil que puede adaptarse a una variedad de necesidades ortodónticas individuales.

Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión, es importante realizarse un estudio ortodóntico y consultar con el dentista para ver las opciones disponibles y conocer cuál es la más indicada para cada caso.

¿Cómo se colocan?

Este tipo de brackets se colocan como los brackets tradicionales mediante un proceso que implica limpiar y secar los dientes, a modo de preparación. A continuación se aplica un adhesivo especial y se fija cada bracket en la superficie frontal de los dientes. Una vez colocados, se utiliza una luz especial para endurecer el adhesivo y asegurar los brackets en su lugar.

Posteriormente, se coloca el arco dental a través de los brackets y se asegura su propio mecanismo autoligable.

Para asegurar su buen funcionamiento, es vital seguir las instrucciones del dentista, así como acudir a visitas periódicas para evaluar el proceso y ajustarlos, además de llevar una buena rutina de higiene oral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes