hello world!

Atrición dental: ¿En qué se basa?

Atrición dental: ¿En qué se basa?

La atrición dental se trata de un desgaste paulatino, fisiológico y gradual de los tejidos del diente. Te explicamos todo sobre esta afección y cómo tratarla.

¿Qué es la atrición dental?

La atrición dental es el desgaste natural de los dientes que se produce como resultado del contacto entre las superficies dentales durante actividades normales de la boca, como masticar y hablar. Este desgaste puede ocurrir a lo largo del tiempo debido a la fricción y la presión repetida. Se trata de un proceso normal y gradual que generalmente se asocia con el envejecimiento, pero también puede ser influenciada por otros factores.

¿Cuáles son las causas de la atrición dental?

Además del envejecimiento, la atrición dental causas más comunes son las siguientes:

  • Masticación: La fricción de los dientes superiores e inferiores durante la masticación puede causar desgaste dental gradual.
  • Bruxismo: El bruxismo es el rechinar o apretar involuntario de los dientes, y puede contribuir significativamente a la atrición dental.
  • Hábitos alimentarios: Consumir alimentos ácidos o abrasivos con regularidad puede acelerar el desgaste dental.
  • Maloclusión: Problemas de alineación dental o maloclusión pueden aumentar la presión y la fricción entre los dientes, contribuyendo a la atrición.
  • Factores genéticos: Algunas personas pueden tener una predisposición genética a experimentar mayor atrición dental.

Hay que tener en cuenta que, a pesar de que cierto grado de abrasión y atrición dental es normal, un desgaste excesivo puede causar problemas como la sensibilidad dental, la pérdida de la altura de las coronas dentales y problemas de masticación. Es importante acudir al dentista si se nota un desgaste dental significativo.

Síntomas de la atrición dental

Los síntomas de la atrición dental pueden variar dependiendo la persona, la gravedad del desgaste y la presencia de otros problemas dentales asociados. Sin embargo, los más comunes son:

  • Sensibilidad dental: El desgaste de la capa externa del diente (esmalte) puede exponer la dentina, una capa más interna y sensible. Esto puede causar sensibilidad dental, especialmente al consumir alimentos o bebidas frías, calientes o dulces.
  • Dolor dental: El desgaste constante de los dientes puede llevar a molestias o dolores en los dientes y las encías, especialmente durante la masticación.
  • Cambios en la apariencia dental: La atrición puede cambiar la forma y el tamaño de los dientes, haciendo que parezcan más cortos o más planos. También puede afectar la apariencia de las superficies masticatorias.
  • Aparición de fracturas dentales: El desgaste excesivo puede debilitar los dientes y aumentar el riesgo de fracturas dentales.
  • Dificultad para masticar: A medida que los dientes se desgastan, puede ser más difícil masticar los alimentos de manera efectiva.
  • Desarrollo de bruxismo: En algunos casos, la atrición dental puede estar relacionada con el bruxismo, el rechinar o apretar los dientes, lo que puede llevar a dolor en la mandíbula y otros problemas.
  • Cambios en la mordida: La atrición dental severa puede afectar la manera en que los dientes superiores e inferiores encajan entre sí, lo que puede provocar cambios en la mordida.

En cualquier caso, es necesario acudir al dentista para que un profesional de la salud dental evalúe tu situación e identifique la causa subyacente. Esto es necesario para poder trazar un plan de acción y encontrar el tratamiento adecuado para abordar la atrición dental y prevenir complicaciones adicionales.

Tipos de atrición dental y tratamiento

La atrición dental puede clasificarse en varios tipos según la causa subyacente o la ubicación del desgaste.

Atrición Fisiológica

Está causada por el desgaste natural debido al envejecimiento y al uso normal de los dientes. Es un proceso natural, sin embargo se pueden tomar medidas para minimizar el desgaste excesivo. Esto puede incluir una buena higiene dental, el uso de protectores bucales si se practican actividades que puedan aumentar el desgaste, y revisiones dentales regulares.

Atrición Patológica

Es un desgaste anormal causado por condiciones médicas o hábitos perjudiciales, como el bruxismo o la mala alimentación. En este caso, identificar y tratar la causa subyacente es esencial. Para el bruxismo, se pueden realizar tratamientos de rehabilitación de la masticación y en algunos casos podemos valorar poner diferentes tipos de férulas. En casos de maloclusión, se puede considerar la corrección mediante ortodoncia combinada con rehabilitación. Además, el cambio en los hábitos alimentarios y la gestión del estrés pueden ayudar a prevenir la atrición patológica.

Atrición Localizada

En este caso, se trata de un desgaste concentrado en áreas específicas debido a la fricción entre dientes mal alineados o a una mala oclusión. Para estos casos, la ortodoncia será la mejor opción para corregir la alineación dental y mejorar la oclusión. También se pueden realizar restauraciones dentales, como carillas o coronas, para restaurar la forma y función de los dientes desgastados.

Atrición Oclusal

Se produce debido al desgaste en las superficies masticatorias de los dientes. El tratamiento dependerá de la gravedad de la atrición. En casos leves, el dentista puede recomendar selladores dentales para proteger las superficies. En casos más graves, pueden ser necesarias restauraciones dentales, como coronas o incrustaciones, para restablecer la forma y la función adecuadas.

Atrición Incisal

Es debido al desgaste en las superficies frontales de los dientes incisivos. Las carillas dentales o restauraciones de resina compuesta pueden ser opciones para restaurar la apariencia y función de los dientes afectados, pero  si no rehabilitamos de forma correcta la mordida, se podrían ir desgastando con los años.

El tratamiento específico dependerá de cada caso y de la gravedad de la atrición dental. El dentista realizará una evaluación completa antes de recomendar un plan de tratamiento personalizado. Sin embargo, la prevención desempeña un papel crucial, por lo que mantener una buena higiene oral y realizar revisiones periódicas es esencial para detectar y abordar cualquier problema a tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes